Una infancia entre dos razas: dejadme ser quien soy amar mis rizos.

49c56c1250ff146e1b649b89b93b70c9

A pesar de que lucha para que su hija se sienta aceptada y bonita, todavía se enfrenta a muchas trabas.

En la calle y en el colegio la niña ha debido enfrentar los prejuicios. “Me enviaron a decir que ella no puede ir con el pelo suelto, bajo la excusa que es por su propio bienestar (prevención de piojos y eso), mientras hay niñas con el pelo lacio o desrizado que sí van con él suelto. Ha sido una de las experiencias más desagradables que he tenido que enfrentar”, considera.

Abel señala que con mucha dedicación y trabajo, ha podido manejar la situación para que su hija disfrute lo maravilloso de llevar el cabello rizado.

“Con mi hija he trabajado mucho, y con mis familiares también, para darle retroalimentación positiva sobre su tipo de pelo, que es diferente a todas sus primas y tías… Procuro utilizar un tratamiento de aceite una vez a la semana antes de lavarle la cabeza, utilizamos shampoo bajo en sulfatos y acondicionador sin silicona y productos como ‘leave in’ y pomadas para estilizar”, destaca.

Jessica
La historia de “Jessica” de Barahona es diferente. A los 11 años la alisaron y ahora, con 12 años de edad, decidió por cuenta propia dejar de someter su cabello a procesos químicos.

“Me alisaron porque cuando me peinaban mis cabellos naturales eran duros y rompían los peines. También tenía mucha presión de mi familia y de la gente del pueblo”, recuerda.

Al preguntarle sobre el porqué de su decisión, Jessica dice que cuando se alisó se dio cuenta de que el pelo se le caía.

“Se me hizo un hoyo grande y los cabellos no me crecían en esa área. Yo me sentía bien con mi pelo lacio, pero después vi que estaba dañado. Ahora con mis cabellos naturales y cortos me siento bien y muy contenta”, asegura.

Tras decidirse por el “gran corte”, Jessica ha recibido la aceptación y el apoyo de su familia.

“Todos estaban de acuerdo con que me lo cortaran y están felices y me dijeron que estoy muy bonita. Mis compañeros de la escuela me hallaron rara, pero después les gustó. A mis profesores les cayó bien y me dijeron que vine cambiada de la capital”, concluye.

(+)
BOMBARDEO QUE LAS CONFUNDE

Carolina Contreras, de missrizos.com, asegura que muchas niñas son bombardeadas por la radio, televisión y cultura popular, con imágenes que no se parecen a ellas.

De acuerdo a sus palabras, los padres juegan un rol importante al recordarles que son inteligentes y bellas. “Primero hay que cuidar cómo hablamos, eliminando los términos como cabello malo, brillo, duro, pimienta, ya que todos son negativos. Remplace esos términos con cabello bonito, suave, brilloso, y saludable”, destaca.

Contreras asegura que los padres deben de tomarse el tiempo y aprender sobre el cuidado del cabello de sus niñas y niños. “No hay por qué halarle el pelo, romper peines, ni hacerlos llorar. Con técnicas y con los productos apropiados ayudará a que la niña, al igual que los padres, aprecie el cabello que crece naturalmente de su cabecita. Cada cierto tiempo párense frente al espejo y recuérdele en voz alta lo bello que es su cabello y cada característica física de su cuerpo”, sugiere Carolina.

Contreras  también aconseja a los padres que no desricen a sus niñas ya que el desrizado utiliza químicos muy fuertes y peligrosos, “aún más para una pequeña que aún no ha terminado de desarrollarse”, dice.